Noticias Museo

Una donación mágica

En los últimos días, el museo “El Templo del Fútbol” recibió una de las donaciones más importantes de su historia: una camiseta de Argentinos Juniors usada en juego por Diego Armando Maradona en el año 1978. Conocé cómo y por qué llegó al museo desde el otro lado del mundo y quién fue el donante.

El museo “El Templo del Fútbol” es uno de los mayores orgullos de la familia de Argentinos Juniors. Creado por iniciativa de socias y socios (en su mayoría vitalicios) en el año 2009, fue el segundo museo de un club de fútbol abierto en el país y el primero en ser pensado, construido y gestionado por sus hinchas. La totalidad del patrimonio exhibido allí proviene de diversas donaciones hechas a lo largo de los años por allegadas, allegados, futbolistas e incluso algunos simpatizantes de otros clubes que lo fueron visitando. Todas esas personas comparten la misión del museo: difundir la historia institucional y deportiva del club a lo largo de sus más de 116 años de historia.

notaa1

En esa historia existen varios nombres que ocupan un lugar importante, pero sin lugar a dudas ninguno tiene la importancia de Diego Armando Maradona. Nuestro amado “Pelusa” estuvo llamado a cambiar la institución para siempre. Por fortuna, se cuenta con varios objetos relacionados con él, quien también fue el primer visitante que tuvo el museo. Tenemos la primera medalla que ganó en el Torneo “Evita”, la pelota con la que convirtió su gol más lindo con nuestros colores y dos camisetas autografiadas. Ninguna de esas dos fue usada en juego por el mejor futbolista de la historia. Y ese era tal vez el faltante más grande que tenía el museo hasta el momento: entre las docenas de camisetas usadas en juego de distintas épocas, no había ninguna de Diego.

Pues bien. En estos tiempos de pandemia y aislamiento, se recibió una de las donaciones más importantes de la historia de la sala. El coleccionista singapurense Cexiang Foo se puso en contacto con el museo, al que conoció a través de la página web, para autentificar una prenda. Un vendedor le dijo que había sido usada por Diego en juegos oficiales y luego entregada a la familia del entonces presidente Próspero Cónsoli. Grande fue su alegría al enterarse de que el personal del museo pudo corroborar que se trataba de un modelo alternativo efectivamente utilizado por el primer equipo en 1978. Así, podía sumar una joya a su peculiar colección: sólo junta camisetas de los número 10 más famosos de la historia, como Roberto Baggio, Messi, Pelé y el propio Diego, al que reconoce como el mejor de la historia. Era su tercera casaca maradoniana, además de una de la selección nacional y otra del Napoli.

En el ida y vuelta que entabló con el personal del museo, supo que no había ninguna camiseta usada en juego por el astro, un dato que le dio pena. Así se decidió a cederla en calidad de préstamo al museo en cuanto fuera posible, teniendo en cuenta el vínculo indisoluble entre las historias de Argentinos Juniors y Maradona, donde una no se explica sin la otra. Cuando ya había tomado esa decisión, llegó la trágica e inesperada noticia del fallecimiento del Diez. En ese momento, se terminó de convencer de que era imprescindible que esta pieza llegara al Templo del Fútbol inmediatamente, sin importar los más de 15.000 kilómetros que separan Singapur de Buenos Aires. En definitiva, la prenda que compró pertenecía en última instancia al museo, al que reconoce como un sitio esencial para conocer y comprender la historia maradoniana. Su máximo deseo es que este artículo traiga a la memoria de la hinchada (sobre todo de aquellas personas que vieron jugar con nuestros colores a Diego) los mejores recuerdos sobre los años dorados del más grande de la historia.

Cuando lo consultamos acerca de sus impresiones sobre la figura de Maradona, nos comentó que siempre se sintió atraído por esos futbolistas que tienen el rol de conductores. Lo deslumbra la forma en que son responsables por la felicidad de millones de hinchas en el mundo, pero sobre todo en sus países. Por ello, considera que las camisetas son piezas que representan parte de la historia social, debido a los múltiples significados que concentran. Maradona es el arquetipo de ese jugador insignia y su relación con el pueblo argentino es un fiel testimonio de lo que esta clase de futbolistas representa para un país. Fue por su convicción de que en última instancia la historia pertenece a sus pueblos que tomó esta decisión.

Anunciar una incorporación de este calibre nos llena de orgullo y satisfacción, pero sobre todo de profundo agradecimiento para con Cexiang Foo. No vemos la hora de poder volver a abrir nuestras puertas para compartir con la gran familia de Argentinos Juniors esta incorporación de lujo. Así, cumpliríamos con la voluntad de nuestro generoso donante a quien esperamos con los brazos abiertos en tanto vuelva a ser posible la llegada de turistas a la Argentina.