Noticias Fútbol

Refundación futbolística

En apenas 23 partidos, Diego Dabove logró encarrilar a Argentinos: se olvidó del descenso, clasificó a octavos de la Sudamericana y llegó a la semifinal de la Copa Superliga. Un repaso por la campaña que cosechó más del 50% de efectividad.

Los pergaminos con los que llegó Diego Dabove a La Paternal estaban perfumados de ilusión. Es cierto que, cuando desparramó la tinta de su lapicera sobre el contrato, era utópico hablar de instancias decisivas sin una calculadora. Pero el cuerpo técnico lo logró. Primero, dándole identidad a un equipo cuyo ánimo había sufrido unos cuantos golpes. Al mismo tiempo, encontró la manera de potenciar el rendimiento de algunos jugadores y las condiciones de otros en pos de una idea.

A pesar del prematuro golpe frente a Colón en su estreno, la verdadera preocupación llegó dos fechas más tarde, cuando Defensa y Justicia frustró su ilusión en el último minuto. Aunque, a veces, tocar fondo es necesario. Y los hinchas del Bicho pueden dar fe. Porque ese resultado fue el cimiento de una reestructuración. De hecho, al partido siguiente se quedó con los tres puntos frente a Estudiantes, y tres semanas más tarde se abrazó a su estadía en Primera.

Con sólo 23 compromisos y menos de seis meses de trabajo, el cuerpo técnico logró convertir a un grupo en un equipo. Así, Argentinos consiguió reeditar su imagen al llegar a la semifinal de la Copa Superliga. Lo hizo, incluso, arruinando el sueño de los grandes como un verdugo a domicilio. También avanzó a los octavos de la Sudamericana con tres viajes -uno de ellos, trunco- a otros países. Y, en el medio, se posicionó en los 16avos de final de la Copa Argentina.

Desde la llegada del coach, el Bicho cosechó 35 de 69 puntos posibles: ganó nueve partidos, empató ocho y perdió seis, en los que recibió 21 goles y gritó 25. Es más: en calidad de local sólo vio la derrota en una oportunidad. De este modo, con su fórmula conformada -entre otros nombres- por Walter Ribonetto y Ever Demalde como ayudantes de campo, Agustín Buscaglia en la preparación física y Rodrigo Reynoso junto a los arqueros, Diego Dabove logró un 50,72% de efectividad en su campaña. Una verdadera refundación futbolística.