Noticias Fútbol

Punto de partida

Argentinos empató 1-1 con Racing en un partido deslucido. Mostró indicios de mejora y sigue prendido arriba, pero deberá continuar remontando para regresar al nivel que tuvo meses atrás.


El estadio de Argentinos lucía colmado para presenciar el duelo entre un gran animador que buscaba la punta y un campeón vigente que sigue cuajando tras cambiar de entrenador. Las ausencias de peso preocupaban, pero primaba el optimismo y había fundamentos futbolísticos para una pronta reacción tras el mal trago de la derrota en Santa Fe. Y el comienzo del partido pareció ratificar esa expectativa: con apenas cinco minutos en el cronómetro, el local se puso en ventaja con un tanto de Edwar López que llegó luego de una gran jugada colectiva. Quintana peleó con fiereza una pelota en mitad de cancha, que recuperó Batallini y entregó redonda para Colman. El enganche habilitó a un Hauche que se sirvió de un resbalón de Mauricio Martínez. Centró para Quintana, quien definió como pudo y exigió la reacción de Arias. Finalmente, el colombiano López se sirvió del rebote y la colocó junto al palo derecho del arquero. Recompensa para un Argentinos que se mostró mejor en el inicio, presionando bien arriba como exige su DT, y teniendo mayor velocidad en la transición entre defensa y ataque. Racing no encontraba los caminos y buscaba ser punzante por los costados a partir de su buen toque corto.


Después del gol, la visita se vio forzada a copar el mediocampo, aunque tuvo un gran inconveniente en esa misión: Franco Moyano, de silenciosa tarea, se encargó de anular a Marcelo Díaz -habitual eje del juego académico-. Peor aún, el chileno estuvo condicionado desde los diez minutos por una amonestación. Al margen de ese duelo trascendental en la zona en donde los partidos se ganan o se pierden, Argentinos acabó cediendo la posesión de la pelota. Si bien se mostraba inteligente en la recuperación (en la que colaboraban incluso el 9 y el 10), no tenía posibilidad de ampliar la ventaja. Racing, carente de su manija, intentaba llegar mediante pelotazos cruzados y acumulando gente en el último cuarto de la cancha. Chocó una y otra vez con una defensa que trajo recuerdos de sus partidos más sólidos. En esa custodia del área propia, Quintana fue un abanderado que manejó los tiempos con gran pericia, y abasteció en muchas ocasiones a Romero para salir jugando a un toque.

Pasados los veinte minutos, la presión ejercida por el Bicho empezó a mermar, y tal vez se esperó demasiado al rival. Consecuentemente, Racing llevó más peligro a las espaldas de Sandoval. La ventaja fue que el equipo de Avellaneda no podía conectar al mediocampo con la delantera e insistía con el gastado recurso al pelotazo largo cruzado. Díaz seguía sin ser eje y cayó en infracciones recurrentes que lo dejaron en la cornisa. Desafortunadamente, Matías Romero sintió un tirón y debió abandonar el juego, cuando estaba siendo de los más sobresalientes junto a Kevin Mac Allister y el citado Quintana. El primer tiempo se cerró con el ingreso de Fausto Montero.

La segunda parte comenzó con una jugada aislada que pudo haber ampliado la ventaja. Colman tiró un córner desde la izquierda con efecto que pasó boyando por el área y siguió de largo, sin que nadie pueda puntear para definir. Por lo demás, la tesitura era muy similar a la de la primera mitad. El césped, regado antes del partido y en el entretiempo, estaba resbaladizo y provocó varias caídas que empeoraron la calidad del espectáculo. La salida de Díaz estaba cantada, y Beccacece optó por el ingreso de Tiago Banega. Pronto, el juvenil cayó en la misma lógica que el resto de sus compañeros, abusando de las infracciones intrascendentes para cortar el juego. Colman fue borrado de la cancha y le dejó su lugar al pibe Florentín a los 65’. El empate llegaría tres minutos más tarde. Tras una infracción entre el lateral y el costado derecho del área grande, la pelota se fue al córner. Ejecutó Matías Rojas y el ingresado Banega anticipó a su marcador en el primer palo, punteando la pelota y dejando sin chances a un Chaves de sobria y correcta actuación.

Luego del gol de Racing, el partido terminó de diluirse en esa medianía que lo definió. Apenas hubo jugadas aisladas sin mayor peligro y unos minutos para que el DT rival termine de convencerse de que un empate era negocio para su equipo, lo que pareció firmar al reemplazar a su insignia Lisandro López por el lateral izquierdo Alexis Soto. Argentinos, por su parte, preocupó porque se mostró algo endeble físicamente, facilitando que su rival llegue con chances. Además, dejó de ser el equipo corto que fue en el primer tramo del partido. En el balance, el resultado fue acorde con el desarrollo del encuentro. El equipo de Dabove mostró signos de mejora y se le plantó de igual a igual a uno de los mejores planteles de la Superliga, lo que demuestra la existencia de material para seguir dando pelea.


Síntesis:

Argentinos 1 (López 5’)-Racing 1 (Banega 68’)

Argentinos Juniors: 12-Chaves; 15-Sandoval, 2-Torrén, 16-Quintana, 3-K. Mac Allister; 26-Romero, 17-Moyano, 8-Colman; 10-Batallini, 23-E. López, 27-Hauche. DT: Diego Dabove.

Suplentes: 33-Finochietto; 21-Caruzzo; 19-Miljevic; 7-Ramis.


Racing: 1-Arias; 32-Montoya, 23-Domínguez, 16-Martínez, 5-Mena; 7-Fértoli, 21-Díaz, 10-Rojas, 19-Miranda; 15-L. López, 9-Cristaldo. DT: Sebastián Beccacece.

Suplentes: 13-García; 30-Sigali, 4-Pillud; 29-Reniero.


Árbitro: Fernando Echenique.


Amonestados: 10’ Díaz (RC), 36’ Rojas (RC), 40’ Montoya (RC), 62’ Banega (RC).


Cambios: 44’ Montero x Romero (AAAJ), 45’ Banega x Díaz (RC), 59’ Cvitanich x Cristaldo (RC), 65’ Florentín x Colman (AAAJ), 73’ Angeleri x K. Mac Allister (AAAJ), 81’ Soto x López (RC).