Noticias Fútbol

Osvaldo “Chiche” Sosa (1945-2020)

La Asociación Atlética Argentinos Juniors lamenta profundamente el deceso de Osvaldo Alberto “Chiche” Sosa y envía sus sentidas condolencias a todos sus deudos en este difícil momento.

Osvaldo “Chiche” Sosa falleció en el día de la fecha tras una larga convalecencia. Argentinos Juniors se encuentra de luto ante la pérdida de uno de los futbolistas y entrenadores más identificados con la Institución.

Sosa nació en enero de 1945 en la Ciudad de Buenos Aires y llegó al primer equipo de Argentinos en el año 1966 tras realizar las divisiones inferiores y debutar en el Club Almagro. El contexto que atravesaba nuestra Institución era sumamente complejo en lo económico y lo deportivo. Se estrenó en una victoria por 2-0 ante Rosario Central en Juan Agustín García y Boyacá. Desde aquel domingo, la hinchada pudo disfrutar a un volante ofensivo fino y elegante destinado a dejar una huella en el club. Pronto, formó buenas sociedades con figuras como Roberto Puppo y Pedro Ornad. A pesar de no haber sido formado en El Semillero del Mundo, 'Chiche' era un número diez que parecía traer el fútbol y toque en la sangre, algo que lo llevó muy pronto al corazón de la gente. Como siempre, el respeto por la identidad del club fue el pasaporte para esa consagración.

Dejó el club para jugar en Independiente a partir de 1969, pero pronto estuvo de regreso en La Paternal. Ya convertido en referente, se lo recuerda como una de las figuras excluyentes del equipo a principios de los setenta y por algunas excentricidades como aquellos pocos partidos en que entró al campo de juego con botines de color blanco, insólitos por esos tiempos. En 1970 cumplió en simultáneo la doble función de jugador y entrenador interino, algo que repetiría más adelante. Sin saberlo, había comenzado un romance eterno con el buzo de técnico de Argentinos. Rodeado de cracks como José Pekerman, Rafael Zuviría, el goleador Rafael Moreno y el uruguayo Héctor Eugui, se consagró definitivamente como uno de los grandes ídolos del club. Al año siguiente coincidió con su principal referente entre los DT: Ángel Amadeo Labruna.

Dejó el fútbol siendo joven -totalizando 124 partidos y 23 goles en Argentinos- y se volcó de inmediato a la función de entrenador. Regresó al banco en 1974 y 1981, pero fue recién en la década de los 90 cuando el Bicho y Chiche se volvieron casi sinónimos. Comprometido con el club, tras dirigir al primer equipo entre 1992 y el último partido del Clausura 1994, volvió para encabezar el retorno a Primera División. Al mando de una constelación de figuras, cumplió su objetivo con algunas estadísticas increíbles. Su vínculo con el equipo, su humildad, su ética de trabajo y su estilo de juego se sumaron a esos resultados y lo consagraron como el entrenador que dirigió durante más tiempo consecutivo al primer equipo en toda nuestra historia: más de tres años y cuatro meses sin interrupciones, hasta su renuncia en abril del año 2000.

Su último ciclo en el banco de Argentinos tuvo lugar en la temporada 2004/05, comandando la transición del equipo que había ascendido pocos meses antes. Totalizó la impresionante cifra de 297 partidos dirigidos repartidos en siete ciclos, estableciendo un récord difícil de superar. Más allá del dato estadístico, fue un factor clave en muchos momentos críticos para el club. Se forjó una reputación de piloto de tormentas que le habilitó una dilatada trayectoria en otras instituciones. También, se destacó promoviendo a varios cracks del Semillero a la Primera, y rescatando otras figuras de las divisiones de ascenso que luego llegarían a la consagración.

¡Hasta siempre, Chiche! Tu legado en Argentinos no se olvidará jamás.