Noticias Fútbol

Mala noche

Argentinos sufrió varios tropiezos en la reanudación de la Superliga y perdió por 1-0 ante Unión en Santa Fe. Bajas sensibles de cara al duelo ante Racing.

La tórrida noche santafesina no presagiaba un buen encuentro, como no suelen serlo los partidos que dan inicio a un nuevo tramo del campeonato. El equipo de Dabove se plantó en la cancha con la prioridad de cuidar la pelota, buscando transformar a Colman en el eje del juego. El planteo de Madelón, por su parte, dificultaba esa intención ofensiva haciendo un uso muy inteligente de los pocos espacios disponibles en el mediocampo y apostando al desequilibrio de Troyansky y Bonifacio a espaldas de Elías Gómez. Así y todo, en los primeros minutos se vieron algunas de las que serían las mejores llegadas de Argentinos en todo el encuentro. Como cuando pasados los seis minutos y medio Santiago Silva dejó pasar un lateral desde la izquierda y Batallini forzó una atajada a puro reflejo del arquero Moyano.

Pocos minutos después, cuando el equipo visitante tenía un claro dominio del partido, Unión se encontró con un premio demasiado grande para su exigua búsqueda: en una tibia incursión ofensiva, el movedizo Troyansky recibió un buen pase de Federico Milo y pateó con tiempo y espacio colocando la pelota en el lateral interno del arco de Chaves. Apenas habían pasado once minutos y una sola llegada y había que comenzar a remar de atrás. Como siempre sucede, el gol cambió por completo el partido. Si bien Unión era impreciso, descansaba en su trabajado esquema táctico. Anulaba el doble comando de volantes centrales de un Argentinos que era lento en los retrocesos y que se veía exigido a recurrir al pelotazo largo buscando la cabeza de Silva, chocando una y otra vez con la altura de los zagueros rivales. Colman intentaba conducir, pero resultaba muy complejo al no hallar interlocutores libres. Mención aparte para Jalil Elías, que articulaba ese juego asfixiante en el círculo central con eventuales dosis de pierna fuerte.

Las dos líneas de cuatro que Madelón plantó eran tan inamovibles como la humedad del ambiente, que hacía irrespirable el aire en el campo de juego. Eso debe haber tenido algún impacto en el equipo, al que le resultaban difíciles los piques cortos en otra característica habitual de los encuentros de reinicio de temporada. Se lo podrá tildar de limitado por su ausencia de juego creativo y su escasa búsqueda del arco de Chaves, pero el planteo de Unión era muy preciso y lucía aceitado ante una versión deslucida del siempre molesto equipo de Dabove. La falta de espacios obligaba a constantes retrocesos e impedía tanto la conducción de Colman como el desequilibrio por las puntas, más allá de jugadas aisladas como una buena apilada de Hauche que no se llegó a concretar. Nuestro número ocho tiró un gran centro desde el borde del área grande y exigió nuevamente a Moyano.

Segundos después de esa buena llegada, el partido se terminó de complicar. Francis Mac Allister -algo lejos de su mejor versión-, llegó tarde a un cruce con un Milo que punteó la pelota y recibió una entrada a destiempo. El árbitro Merlos la juzgó de amonestación por su carácter táctico y se sumó a la tarjeta que había recibido veinticinco minutos antes. Cuando parecía que levantaba, Argentinos perdió a una pieza de su columna vertebral poco antes del entretiempo.

La segunda mitad fue más deslucida, con un Unión que seguía más preocupado por marcar que por atacar, frente a un Argentinos exento de una salida clara desde mitad de cancha. Para colmo, seguían los dolores de cabeza: tras un desborde de Batallini y un potente cabezazo frontal, Silva estuvo a centímetros de poner el empate, e instantes después fue amonestado por una jugada peligrosa. El problema es que el uruguayo cargaba con cuatro tarjetas, con lo que no podrá jugar ante Racing el próximo sábado. Quince minutos después sucedió lo propio con Elías Gómez.

Las modificaciones buscaron traer algo de frescura y juego creativo al ataque con los ingresos de los refuerzos López y Andrade. Tal vez llegaron cuando las cartas ya estaban echadas y cuando el equipo local estaba más que cómodo con lo anodino del trámite. Si bien el nivel del equipo subió, aumentando el juego asociado, la remontada llegó tarde y mostró más el amor propio del plantel que una idea táctica concreta. La subida de Cháves a cabecear un tiro libre cuando todavía faltaba más de un minuto fue una muestra de eso. La postrera expulsión de Gómez -quien también supo de mejores noches- reflejó cierta impotencia. Resta recuperar el rumbo y el dominio de algunas fechas atrás, algo que puede conseguirse con un plantel que ha dado varias muestras de carácter.

Síntesis:
Unión 1 (Troyansky 11’)-Argentinos 0

Unión: 25-Moyano; 17-Blasi, 2-Calderón, 6-Botinelli, 3-Corvalán; 17-Bonifacio, 27-Méndez, 11-Elías, 14-Milo; 22-Troyansky, 9-Bou. DT: Leonardo Madelón.

Argentinos Juniors: 12-Cháves; 15-Sandoval, 2-Torrén, 16-Quintana, 24-Gómez; 26-Romero, 5-F. Mac Allister, 8-Colman; 10-Batallini, 9-Silva, 27-Hauche. DT: Diego Dabove.

Amonestados: 18’ Elías (CAU), 19’ Mac Allister (AAAJ), 52’ Silva (AAAJ), 67’ Gómez (AAAJ), 80’ Torrén (AAAJ).

Expulsados: 44’ Mac Allister (AAAJ), 90’ Gómez (AAAJ).

Cambios: 68’ Moyano x Colman (AAAJ), 74’ Mazzola x Bou (CAU), 75’ Carabajal x Elías (CAU), 78’ López x Hauche (AAAJ), 81’ Andrade x Sandoval (AAAJ), 85’ Álvarez x Milo (CAU).