Noticias Fútbol Femenino

El trabajo durante el aislamiento

La primera división y la reserva del fútbol femenino de Argentinos Juniors siguen entrenando a pesar del aislamiento. Enterate cómo se adaptaron a la nueva modalidad.

Las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio implementadas desde mediados de marzo siguen vigentes como la mejor estrategia para combatir la difusión del coronavirus COVID-19. Por eso, nuestras futbolistas se ven impedidas de desarrollar sus entrenamientos con normalidad. Rápido de reflejos, el cuerpo técnico conducido por Franco Bertera (e integrado también por el ayudante de campo Rodrigo Matellán, el preparador físico Jonathan Fachetti y el entrenador de arqueras Rodolfo De Rosa) convirtió la crisis en una oportunidad, cambió algunos enfoques y abordajes y continuó el trabajo.

El primer paso para implementar un nuevo formato de entrenamiento fue realizar un minucioso análisis del contexto. Ante la imprevisibilidad de la duración del aislamiento, se procedió a planificar por tiempo indefinido. Después, se estudió caso por caso la realidad del hogar de cada una de las jugadoras en lo relativo al espacio, las condiciones, el acceso a la tecnología y los vínculos. Finalmente, se consideraron nuevos medios para llevar adelante los entrenamientos.

Así, de practicar todas juntas en una cancha de 11, cada una pasó a hacerlo desde casa. El cuerpo técnico ponderó distintas necesidades y posibilidades en cada uno de los cuatro aspectos fundamentales del fútbol. A pesar del contexto, vieron la oportunidad de introducir un cambio de paradigma en la táctica. También, se buscó crear nuevas estrategias para la interacción y contención y se aprovechó para poner el foco en determinadas cuestiones del desarrollo físico. El recurso a la tecnología es fundamental. El nuevo trabajo se apoya básicamente en tres herramientas: los entrenamientos mediante la plataforma Zoom, la comunicación mediante WhatsApp y el empleo de la aplicación Timer Plus. 

Se realizan tres entrenamientos a la semana mediante Zoom los días lunes, miércoles y jueves en el horario de 20 a 22. Además, los fines de semana hay espacio para la realización de juegos socioafectivos y competitivos. Los lunes y jueves se trabaja en la preparación física, poniendo énfasis en fuerza, transferencia, coordinación y resistencia y trabajo neuromuscular. Los martes se pone el foco en el nuevo paradigma táctico propio y se realizan sesiones de videoanálisis sobre conceptos más generales. Aparte de ello, se consideran los casos de las futbolistas que no cuentan con conexión a internet. Para ellas hay planes específicos que incluyen explicaciones por video de los ejercicios, la devolución y el control del trabajo por parte del cuerpo técnico. Finalmente, el trabajo lúdico de los fines de semana también es fundamental, ya que sirve como fomento al estímulo competitivo perdido y al compañerismo dentro del plantel.

Por último, esta nueva modalidad implica también una nueva forma de recabar datos por parte del cuerpo técnico. Tanto en las sesiones de video como en los ejercicios físicos se reúne la información acerca del desempeño de cada una en particular y del grupo en general. No sólo se releva la cuestión física sino que también se evalúan los conocimientos sobre táctica, el liderazgo, la cohesión interna y de las tareas grupales y el compromiso con la institución. A pesar de no poder reunirse, el compromiso, la seriedad, el trabajo duro y el profesionalismo de nuestras jugadoras y del cuerpo técnico siguen vigentes.