Noticias Fútbol Amateur

Norberto “Chino” Batista: “Hay que volver a competir con los clubes grandes”

En todo club que busca nutrirse futbolísticamente de jóvenes promesas, la captación de jugadores juveniles de todo el país es un factor primordial para su desarrollo. En este sentido, la Asociación Atlética Argentinos Juniors ha sabido, a lo largo de su historia, ubicarse en un lugar de privilegio, logrando nada más y nada menos que convertirse en “El Semillero del Mundo”, una marca registrada que identifica a la institución en todo el mundo. Es por esto que, para mantenerse como emblema en la formación de juveniles, el “Bicho” sumó a un refuerzo de lujo. Se trata de Norberto Batista, quien asumió recientemente como Responsable del Área de Captación. Enterate de cómo será su trabajo en esta entrevista a fondo.

¿Sentís que volviste a casa al aceptar esta propuesta?
- Sin dudas, Argentinos Juniors es mi segunda casa. En el club crecí como persona, me crié acá y me formé acá. Jugué poco en la Primera División, pero estuve mucho tiempo en juveniles. Y además pude adquirir experiencia y formar mi carrera como entrenador, porque tuve la suerte de pasar por Infantiles, Juveniles, Reserva y Primera. En esta oportunidad, quien me llamó fue Raúl (Sanzotti) y nos reunimos en el mes de diciembre para empezar a trabajar en este rol de Responsable del Área de Captación que, si bien es algo nuevo para mí porque soy director técnico y me gusta estar dentro de la cancha, siempre lo tuve cerca. Si bien antes no ejercía un cargo así, sé como es el manejo y ahora me toca estar de este lado para sumar en este nuevo proyecto que tiene el club con los juveniles e infantiles, algo que quizás se había dejado un poco de lado. La idea es armar una buena área de captación, incorporando gente nueva y trabajando con quienes ya estaban. 

Desde tu experiencia en el mundo del fútbol, ¿qué creés que podés aportar y en qué vas a tener que mejorar para cumplir este nuevo rol?
Siempre hay lugar para mejorar en algún aspecto, hasta el último día, tanto como técnico y como captador. Pero bueno, es como decía antes, aunque yo era técnico siempre tuve a los captadores muy cerca y sabía cómo se manejaban. Dentro del fútbol tengo muchos contactos, gente que te llama para ofrecer jugadores, entonces es cuestión más que nada de organizarse. A partir del orden Argentinos Juniors va a volver a ser lo que era hace muchos años. Si bien somos “El Semillero del Mundo” y se acercan chicos, hay que volver a competir con los clubes grandes. Yo no miro para abajo, apunto hacia arriba. La competencia mía va a ser desafiar a los equipos importantes en el área de captación, yendo a buscar jugadores por todo el país y hablando con la gente que se mueve en el interior haciendo pruebas de futbolistas. Después hay que ir, mirar y tener buen ojo para saber elegir, porque esto no es como estar en el día a día dentro de una cancha. Es cierto que Raúl quiere que participe activamente en el proyecto deportivo de las juveniles, pero mi función principal va a ser acercarle al club lo que yo creo que es conveniente para este momento de Argentinos Juniors, desde Cuarta División hasta el último chico de infantiles. En este tiempo nos hemos puesto de acuerdo con Raúl y con Darío (Marra), que es el Coordinador de Juveniles, para encaminar un proyecto que sea beneficioso para el club. Argentinos es mi segunda casa y todo lo que pueda hacer será con mucho cariño y con mucho esfuerzo.

El trabajo en equipo parece ser un factor fundamental, ¿cómo será el día a día con tus pares en el club?
La idea es hacer reuniones periódicamente. No sé si semanales porque hay que viajar mucho al interior para recuperar esos lugares que hemos perdido y también hay que caminar mucho el conurbano del Gran Buenos Aires. Es por esto que voy a delegar funciones para que cada uno pueda desenvolverse en su área, con la bajada de línea que considero que es la mejor para Argentinos y siguiendo esa modalidad de trabajo a partir de ahora.

¿Vas a incorporar gente nueva para tu proyecto?
Sí, voy a tratar de incorporar a Carlos Orsi quien tiene mucha experiencia en captación y dirección técnica. Ya trabajé con él en Aldosivi de Mar del Plata durante los últimos 3 años, donde estuve coordinando y dirigiendo a la Reserva y también a las divisiones Cuarta y Quinta. Mi idea es sumarlo a él y espero que me diga que sí, porque para mí es muy importante tenerlo conmigo. Y después iré charlando con quienes están trabajando hoy en día, que tengo la palabra de Diego de que se mueven mucho, e iré evaluando como se desenvuelven.  Esto es simple, al que trabaja bien lo bonificaremos como corresponde, es así.

Traer chicos de distintos lugares del interior para jugar en Argentinos genera muchas emociones y sensaciones encontradas tanto en ellos mismos como en sus familias, ¿cómo se maneja ese trato con los jóvenes y su entorno?
- Al principio siempre hay algo de miedo e incertidumbre, pero después muchas veces las familias creen que sus hijos son todos Messi y no es así. Hay que empezar por lo elemental. Tratar de acogerlos bien, de darles beneficios, de formarlos como personas, de formarlos futbolísticamente. Es un proceso que se va desarrollando año tras año, incluso porque hay chicos que llegan a nuestras juveniles con una escuela de otros clubes que puede ser distinta a la que tenemos nosotros, entonces hay que tratar de adaptarlos a los valores de Argentinos desde lo humano para luego hacerlo futbolísticamente.

¿Creés que sería positivo para el club que las divisiones inferiores y el primer equipo trabajen en torno a una misma idea de juego?
- En ese aspecto trato de no meterme porque no es lo mío. A mí me trajeron para otra función y para eso hay un Coordinador de Juveniles, un Director Deportivo, el entrenador de la Primera, el de la Reserva, etc. Por supuesto que si confían en mí y me piden una opinión la daré, pero creo que cada club tiene que fijarse en las características de los jugadores que tiene y ver si se asemejan al estilo que proponen la Primera División o la Reserva. Yo siempre tuve la idea de que por lo menos Tercera, Cuarta y Quinta jueguen igual que la Primera, al margen de los resultados. Porque eso te sirve el día de mañana para cuando el técnico del primer equipo necesita un jugador en un puesto determinado. De esta manera, el chico ya cuenta por lo menos con la mitad del trabajo adelantado y le ahorramos una tarea tanto entrenador como al juvenil en su período de adaptación. Pero como dije antes, eso no depende de mí, sino de las personas que lo manejen.

¿Cómo ves el presente institucional y futbolístico de Argentinos Juniors?
Desde lo institucional contento porque gracias a las ventas de algunos chicos formados en el club se empezó a crecer desde lo económico y también en la imagen hacia el exterior. Creo que se volvió a dar a conocer lo que es Argentinos Juniors en el mundo y eso significa estar presentes en el fútbol internacional.  Las transferencias de Nicolás González, Nehuén Pérez, Esteban Rolón y Alexis Mac Allister han sido importantes para que el club sea nombrado en el exterior y eso le da una ventaja para que la gente vuelva a creer en el semillero. Para los que somos responsables del área de captación esto nos va a ayudar mucho porque la buena reputación atrae a los jugadores.

¿Cuál es tu principal objetivo?
- Principalmente tratar de hacer bien las cosas. En el club me conocen bastante, trabajé muchísimos años acá y mi mayor objetivo es formar un buen grupo humano que es lo fundamental para mí en el área de captación. Y después vamos a tratar de fortalecer a todas las divisiones juveniles e infantiles, haciendo mucho hincapié sobre todo en estos últimos. Sabemos que hay que manejar un presupuesto determinado para traer chicos y buscamos volver a las fuentes de Argentinos Juniors, que están bien, ojo. Si estuvieran mal no hubiéramos podido sacar a los últimos jugadores que sacamos. Pero reforzar las fuentes es un gran objetivo y un lindo desafío. Claro que la captación requiere inversión y, como dije anteriormente, voy a luchar contra los equipos grandes. Nos llevan una ventaja lógica, pero a mí no me interesa. Sé lo que es Argentinos Juniors a nivel infantiles y juveniles, y durante varios años ha estado por encima de ellos. Ya estoy en contacto y me estoy empezando a reunir con los técnicos para ver qué puestos específicos necesitan reforzar, porque tampoco es cuestión de llenarse de chicos y tener 35 en una sola división. Prefiero ser cauteloso en eso y formar divisiones más cortas para evitarles problemas de laburo a los técnicos y a los profes. Menor cantidad y mayor calidad, ese es mi pensamiento. Mi idea es seguir creciendo desde las infantiles y juveniles como el club lo hizo siempre, por eso es “El Semillero del Mundo”. 

¿Te decepciona que los futbolistas emigren de tan jóvenes y no los podamos disfrutar del todo en el fútbol argentino?
Es algo estructural en todos los clubes. Hoy por hoy hasta los denominados grandes están vendiendo juveniles al exterior, es general. Y si vamos al caso de los equipos más chicos es fundamental vender porque sino no te podés sostener como institución. En este sentido, Argentinos siempre buscó la venta para poder mantenerse y en la actualidad los clubes grandes lo están haciendo también. Si River y Boca venden jóvenes, ¿por qué no Argentinos Juniors? Por eso hay que darles mucha prioridad a los juveniles, hay que seguir formando. Si los podemos disfrutar al 100% cuando les toca llegar a Primera, bienvenido sea. Pero si al jugador hay que venderlo para solventar al club, vendrá otro. Esa es la idea nuestra, que cuando se vaya uno venga otro. Del mismo estilo si es posible.