Noticias Fútbol Amateur

Nicolás Tolosa: Otra joya del Semillero que busca cumplir su sueño

Mientras los frutos de “El Semillero del Mundo” dan que hablar en la Superliga del Fútbol Argentino, los más chicos esperan con ansias que llegue su momento. En esta ocasión, conversamos con el santefecino Nicolás Tolosa, jugador de la 6ta División, que se prepara día a día mientras espera por esa oportunidad de vestir los colores de Argentinos Juniors en el Estadio "Diego Armando Maradona". Llegado a Buenos Aires cuando tenía tan sólo 10 años de edad, “Chón” siempre tuvo en claro que su sueño era jugar al fútbol. En un mano a mano imperdible, el joven de 16 nos cuenta cómo fue su experiencia en la pensión del “Bicho” desde aquel entonces hasta el día de hoy, luego de haber transcurrido siete años en la institución.

¿Cómo te definís como jugador y persona?
Soy una persona humilde, buena y sencilla. Un aprendiz del fútbol.

¿Por qué te apodan "Chón"?
Porque cuando era chiquito mi mamá me decía lechón, jaja. Para no decime eso, porque ya estaba creciendo, me empezó a decir "Chón" y ahora todos me conocen así.

¿Cómo llegaste al club?
A los 10 años un veedor del club me vio en La Carlota, Córdoba. En ese momento Argentinos estaba disputando un torneo en Río Cuarto, que yo había ido a jugar con mi club de Santa Fe. Me vio un sábado y el domingo me fue a buscar a La Carlota y me dijo que tenía dos pasajes, uno para mí y uno para mi viejo, para venir acá a Buenos Aires. Hice dos pruebas y el segundo día me avisaron que había quedado.

Después te mudaste para Buenos Aires, ¿cómo fue la experiencia de  empezar a vivir en la pensión? 
Durante dos años venía cada quince días y estaba de jueves a domingo. Todos los fines de semana el club me pagaba los pasajes, hasta que me dieron un lugar en la pensión. Me costó mucho pero gracias a Dios pude adaptarme rápido. También gracias a mis compañeros y mucha gente que me ayudó.

¿Qué extrañabas de tu Santa Fe natal?
Extrañaba el estar con mi familia y con mis amigos, porque al venir a Buenos Aires perdí gran parte de mi niñez. Era un chico cuando decidí venir para acá, pero yo sé que todo sacrificio tiene su recompensa.

¿Cómo tomaste la decisión de mudarte a Buenos Aires?
La decisión la charlamos en familia. Ellos estaban acuerdo en que yo venga para acá y yo también quería venir. Nos propusimos acompañarnos en todo momento para que yo pueda sentirme cómodo con este gran cambio.

¿Qué es lo que más te gusta de Argentinos Juniors como Institución?
La manera en la que forman los jugadores, te hacen crecer futbolísticamente  y como persona para la vida. Es lo que siempre charlamos en la pensión y con la gente que tenemos confianza. 

 ¿Cómo es un día a día en la pensión? 
Nos levantamos a las 6 de la mañana, desayunamos, y a las 8 arranca el entrenamiento hasta las 10:30. Después volvemos en micro del club, a las 12 comemos y ya las 13 entramos al colegio hasta las 18:45. Cuando volvemos el que quiere puede ir al gimnasio o natación, y ya a las 21 a dormir porque al otro día empieza de nuevo a la rutina.

¿Qué hacen en sus tiempos libres en la pensión? 
A la tarde en la pensión jugamos a la play, tratamos de divertirnos entre nosotros. Algunos van al gimnasio, otros a la pileta. Tratamos de pasar el día ocupados así se hace más difícil ponernos a maquinar, a pensar en nuestras casas y en que estarán haciendo nuestros amigos o familiares. La verdad que es lindo pero duro a la vez.

¿Algún otro pasatiempo que tengas?
Trato de leer libros, ver entrevistas a jugadores o ver videos en YouTube para copiar movimientos. Veo mucho a Jordi Alba, porque juego en esa posición. Presto atención sobre todo en cómo pasa al ataque y cómo se desenvuelve en la cancha. 

¿Siempre jugaste de lateral?
Yo llegué al club de volante por izquierda pero no me iba tan bien en ese entonces. Hasta que con Ricardo Alarcón y Rodrigo Lista empecé a jugar en la posición de lateral izquierdo. Al principio no fue fácil, pero después me tuve que ir adaptando. 

¿Algún referente del fútbol argentino?
Yo miro siempre a Fabra de Boca, pero antes de su lesión lo miraba mucho a Guille Benítez porque para mí era el mejor lateral del fútbol argentino en ese momento.

¿Cómo creés que le está yendo a Argentinos en divisiones inferiores?
Yo creo que hay que cambiar el chip porque venimos de un torneo que era muy accesible para nosotros, ya que teníamos mejores condiciones técnicas. Este año va a ser muy difícil porque volvemos a jugar contra los mejores del país y hay que cambiar la cabeza para afrontarlo de la mejor manera.

¿Cómo se cambia ese chip?
Yo creo que eso se gana con los entrenamientos, dando siempre cada día un poco más y haciendo que el grupo este unido.

Vienen de jugar un partido amistoso contra la selección Argentina, ¿Cómo fue esa experiencia?
Es una experiencia muy linda, muchos no conocíamos el predio de la AFA y la verdad que te dan muchas ganas de poder vestir esa camiseta en algún momento. Además nos estaban mirando  Sampaoli y Beccacece, y para cualquier jugador de fútbol es algo muy lindo que te vea el técnico de la selección mayor. En cuanto al partido, ellos son los mejores del país pero dentro de todo no hicimos un partido tan malo, ya que perdimos sólo por 3 a 0. Pero bueno, dentro de todo lo tratamos de disfrutar al máximo y hacer lo mejor posible.

¿Un sueño que tengas?
Al comenzar el año uno siempre se pone objetivos, y el mío a corto plazo es estar en la reserva y más allá, la selección.

¿Hay algún jugador de reserva o de primera división con el que tengas buena onda?
Gastón Verón, que debutó ahora, es mi amigo. Compartí 4 años de pensión con él. Y de la reserva conozco a la mayoría y me llevo muy bien. 

¿Qué dirías a tu familia el día que te toque debutar en primera?
Que tenían razón, que todo el sacrificio que venía haciendo no iba a ser en vano, y que todo tiene su recompensa. Les agradecería porque siempre confiaron en mí.

¿Qué le dirías a un jugador que está recién arrancando?
Que se quede tranquilo que acá va a tener muchas cosas. Y si le toca vivir en pensión que este más tranquilo todavía, porque todos los chicos siempre tratan de estar unidos. Somos una familia y nos apoyamos día a día para poder estar bien. Se hace difícil estar lejos de la familia, pero siempre tenemos contención con otro compañero. Que se queden tranquilos, que todo va a estar bien.