Noticias Fútbol Amateur

Mano a mano con Gastón Maddoni

Gastón Maddoni es uno de los coordinadores del Fútbol Infantil de la Institución, identificado con una familia de formadores de talentos, el reconocido hincha de El Semillero del Mundo cuenta cómo son sus labores en la actualidad.

Si uno habla de la familia Maddoni, habla de fútbol formativo. Ramón, es uno de los cazatalentos más famosos y, Gastón, su sobrino, mamó desde chico el amor al deporte y a la relación que se forja con aquellos purretes que se divierten gambeteando.

Su historia con Argentinos se remonta a su nacimiento, ya que su padre le heredó la pasión por los colores. Gastón decidió volcarse a la formación de talentos, pero nunca quiso trabajar en el club, justamente para no agregarse una presión extra: “Soy fanático del Bicho. Viajé a varios lugares para alentar. Pero en diciembre me llamaron Adrián Pérez, Javier Pederzoli, también Raúl Sanzotti. La insistencia de los tres me llevó a tomar la decisión de irme de Boca y meterme de lleno en este proyecto”, rememora.

Cuando la pandemia no era una realidad, y el proyecto de Fútbol Infantil se había iniciado, allá por febrero, la misión de Maddoni era clara: “Lo que quería imponer en el club lo íbamos a ver en abril. Antes que nada, quería respetar lo que hizo Diego Lanzani y hacer hincapié en la captación. Los primeros dos meses y medio nos íbamos a abocar a eso, cada entrenamiento era una prueba”, relata, al mismo tiempo que se muestra apesadumbrado porque el Coronavirus le interrumpió todo lo que venía haciendo.

El Semillero del Mundo sigue sus entrenamientos a través de la aplicación Zoom, en las que más allá de los trabajos físicos, los chicos tienen charlas con referentes como Francis Mac Allister, Iván Colman y Nehuén Pérez. Sin embargo, el objetivo es claro: “Buscamos que el chico crezca y se divierta, que se identifique en el club. Una de las actividades que hicimos fue que los jugadores inventen una historia en la que se proyecten como jugador profesional del club y con otro trabajo u oficio, para recalcarles la importancia del estudio”.

El trabajo no sólo es futbolístico, sino también de contención. Tanto las familias como los jugadores se muestran tan satisfechas con el trabajo de los profes, que casi no hay ausencias en los entrenamientos. Pero además de ello, el club se encarga de que a aquellos chicos que se encuentran en lugares más vulnerables, les llegue comida: “Mandamos un WhatsApp general a cada grupo de cada categoría para que los padres se puedan poner en contacto con nosotros de forma privada, con el fin de conocer sus realidades y poder ayudarlos”, cerró.