Noticias Deportes

Muay Thai: Un nuevo trofeo en la vitrina

Pablo Roa, competidor y profesor de Muay Thai en nuestro Polideportivo, no cesa de sumar victorias y grandes logros a su extensa historia como deportista.

“El Mudo”, como ya es conocido en los distintos ámbitos, es ejemplo de esfuerzo, perseverancia y de autosuperación. Con 40 años de edad sigue dando que hablar en cada pelea que elige afrontar.

En esta ocasión, se cruzó en el título internacional Bosch Tour frente a Paul Islas. Este título, uno de los más importantes de Latinoamérica, también le otorgaba al campeón la Copa Fighter Argentina.

Conoce a Pablo, su perseverancia para seguir peleando y su estilo de vida desde que llegó al club.

¿Cómo te preparaste para la pelea?
Un mes antes pelee por la Copa Waco contra un chico paraguayo muy fuerte, y le gané en fallo unánime. 

Peleé y me sirvió de trampolín para esta pelea frente a Paul Islas que fue muy fuerte, a tres round.

En el 2014 yo le gane por puntos, y él en México me ganó por nocaut en el segundo round. Ahora yo le gané fallo unánime, y casi por nocout.

¿Qué te hace sentir esta pelea en este momento de tu carrera? 
En 2015 me había preparado muchísimo para la revancha con él en México. Faltando un mes me desgarré el gemelo, me recuperé y me entrené muy bien. Además fui antes a hacer la adaptación en México, pero perdí y volví muy mal por ese tema. Igualmente, tomé consciencia que había perdido una batalla pero no había perdido la guerra. Por las vueltas de la vida y gracias a los sponsors, se hizo posible que el mexicano vuelva a la Argentina y que nos podamos volver a enfrentar. También se dio que yo estaba fuerte. Yo ya tengo 40 y el tiene 32 y eso lo hace especial. Esta era la buena.

¿En qué momento de tu carrera crees que estás?
Yo soy consciente que este es mi último año competitivo, y lo estoy disfrutando más que a los 30. Antes me entrenaba más intensamente y tenía otro poder de recuperación. Ahora lo disfruto más, los buenos hábitos me hicieron llegar muy bien a esta edad, por lo menos mentalmente. Disfruto y aprendo todo el tiempo como si fuera la primera vez. Además logré comprenderme como atleta y entiendo mi cuerpo. Sé que todo sacrificio tiene su gloria. Hay que entrenar, no existe otro secreto. De esa forma los resultados vienen solos. Son producto de una necesidad que es ganar. Es importante competir pero a mi me gusta ganar. 

Por suerte con el correr de los años me arme mi equipo, masajes, kinesiólogo, deportólogo, psicólogo deportivo, hasta cambie de pareja y mi hijo con 10 años entiende mi deporte y me apoya en todo.

¿Cómo es tu equipo acá en el club?
Yo sentía que era un loco por cómo pensaba, pero hace tiempo me di cuenta que somos muchos los que pensamos así, o como se dice “Dios los cría y ellos se juntan”. No es casualidad que el 90% de las peleas de mi equipo las ganemos. 

¿En qué consiste el deporte y cómo es la actividad en el club?
Este deporte tiene mucho de autosuperación, competencia, respeto y disciplina. Es un deporte que es infinito, porque todos los días se siguen aprendiendo cosas nuevas. Yo aprendo de mis alumnos, de mis maestros, también veo peleas de toda partes del mundo y hasta los nuevos métodos de entrenamiento. La preparación física es paulatina, arranca siempre de menor a mayor y cada uno va pidiendo pista. 

El grupo humano ayuda y acá eso está a la vista.


¡Sumate al Muay Thai de Argentinos Juniors! 

Lunes a viernes 18.30 a 21 hs. en el Polideportivo “Las Malvinas”.