Noticias Deportes

Handball: Empate que suma para Liga de Honor

Podría haber sido victoria, podría haber sido derrota; lo cierto es que el tablero del globo marcaba 23 – 23 al finalizar el partido. Así, las chicas de Argentinos y las de River se repartieron puntos en la Fecha 2 del Torneo Apertura.

Miércoles por la noche, cerca de comenzar el fin de semana largo; pero el handball no da respiro y en Malvinas se enfrentaban AAAJ contra River Plate. La primera fecha había sido favorable para el equipo de Tony Vázquez y este buscaba seguir prendido en los primeros puestos de la tabla. Por el lado de la visita venían de una derrota en el primer encuentro y cinco jugadoras recién llegadas del Panamericano Juniors disputado en Brasil.

El partido comenzaba con las tribunas repletas. El local aprovechaba el caudal de jugadores que previo al partido entrenaban y los padres también acompañaban en las gradas. Lo sorprendente fue que el millonario también copó su parcialidad y el marco era atrapante. Argentinos planteaba una defensa 6-0 y su rival 5-1; los primeros minutos posicionaban al bicho favorablemente con el resultado 3 – 1 a su favor (goles de Lila Lacazette de nueve metros, Ileana Romero de extremo y Belén Vienni de seis metros). Pero poco a poco el partido cambiaba y en apenas cinco minutos River se ponía arriba por la mínima; ante esta situación Tony Vázquez pedía tiempo muerto para reordenar el equipo de cara a los diecisiete minutos restantes del primer tiempo.

La máxima diferencia llegaba a falta de cinco minutos para el final. La movilidad de pelota de River, la velocidad en los cambios de dirección y la potencia en los lanzamientos externos ponían el marcador 8 – 11. Cynthia Márquez tapaba dos pelotas a la extremo pero no podía impedir que se estire la ventaja; el dinamismo de la ofensiva visitante generaba desequilibrios y los espacios comenzaban a verse en el medio de nuestra defensa. Pero una ráfaga de goles de la mano de Laura Vázquez, Carolina Hoh por duplicado y Chachi Aguzzi ponían al bicho un tanto arriba; el globo explotaba y las jugadoras se iban al descanso con el 13 – 12 a su favor.

El complemento empezaba con Antonella Fusca en cancha defendiendo nuestro arco. Rápidamente el local aprovechaba los errores de su rival y se ponía 15 – 12. Las tres atajadas de Anto servían para mantener la valla en cero pero la defensa no capturaba los rebotes y River contaba con doble chance. En el arco del millonario Natalia Cabo también mejoraba su rendimiento y parecía ser el momento de las arqueras. Anto volvía a detener un penal pero nuevamente el rebote caía en manos de una rival y River se ponía a tiro: 17 – 16 con veinte minutos por jugar. Los centrales defensivos del bicho sentían el desgaste de la rápida movilidad de sus rivales pero las ayudas llegaban en el momento indicado; de todas formas, por momentos la defensa quedaba expuesta y River lograba lanzar de seis metros por el medio de la defensa.

A falta de diez minutos para el final el partido se encontraba igualado en diecinueve. En ataque el equipo de Tony Vázquez mantenía la paciencia pero la marca personal sobre Lila obligaba al juego rápido. River apostaba por la presión para provocar errores y así convertir de contraataque. Laurita tuvo su momento en el partido y convertía un gol; en los siguientes ataques lograba agarrar el balón y conseguía dos penales consecutivos muy valiosos que Lila los canjearía por gol: 22 – 21.

El clima ya era de una final y las tribunas alentaban y gritaban sin parar. La extremo derecho de River atacaba y seguía lastimando a su rival como lo hizo durante todo el partido: dos minutos a Chachi faltando casi dos por jugar. Con superioridad numérica el millonario aprovechó los espacios y estampó el 23 – 23 cuando restaban noventa segundos. Con la inferioridad numérica en sus manos y con un tiempo muerto restante, el local gastó varios segundos hasta que Tony dio la orden. A falta de cuarenta y tres segundos los equipos se reunían y la moneda ya estaba en el aire. María De Uriarte buscaba sorprender de tiro libre pero el palo le negaba la chance de poner a su equipo arriba; segundos después River lograba lanzar del extremo izquierdo pero Anto atajaba una vez más y le daba la oportunidad a su equipo de ganar el partido. El bicho recuperaba el balón pero lanzaba de mitad de cancha sin mirar el tiempo cuando aún restaban nueve segundos. El tablero final marcaba un 23 – 23 intenso, con un mar de sensaciones que rondaban por el globo. A pesar de haber sido un partido muy parejo, en La Paternal quedó un sabor amargo por la sensación de que el partido se podría haber ganado. Ya pensando en la próxima fecha el bicho busca seguir manteniendo el invicto, y lo hará ante un muy duro rival nuevamente de local: Bartolomé Mitre.