Noticias Depto. de Historia

Tradición: El “lobo” Ledesma

El Departamento de Historia celebra el 22° aniversario del debut en Primera División de Cristian Raúl Ledesma repasando su trayectoria.


Un 1° de octubre como hoy, en 1997, hizo su debut en el primer equipo de nuestro club Cristian Ledesma. Aquella tarde de miércoles, Argentinos visitó a Vélez en el Amalfitani por la séptima fecha del Torneo Apertura. Nuestro homenajeado fue titular y tuvo una destacada actuación, compartiendo la mitad de la cancha con el recordado Líber Vespa y con Héctor Ricardo González. Los nervios del estreno hicieron efecto en su habitual temperamento calmo y fue expulsado por Javier Castrilli tras una falta sobre Carlos Cordone promediando el segundo tiempo. Después de aquel triunfo por 1-0 (gol del mencionado González cortesía de un blooper de José Luis Chilavert), el joven debutante fue entrevistado por un medio partidario. En esa nota, quien entonces era simplemente el “lobito” Ledesma no sólo admitió que la expulsión fue justa por tratarse de “un error de chiquilín”. También, asumió que debió haber visto la tarjeta roja en el primer tiempo por una mano intencional. A pesar de que acababa de concretar uno de los sueños de su vida, mantenía los pies sobre la tierra sin perder la humildad, la honestidad y la hombría de bien. Esos rasgos lo caracterizarían a lo largo de casi veinte años de carrera.


El Lobo llevaba un buen tiempo en el club, habiendo realizado aquí todas las divisiones inferiores. En su citada categoría, compartió un mediocampo de ensueño con su entrañable amigo Juan Román Riquelme, además de ser parte de un plantel con otros nombres de peso como Mariano Herrón. Llegó a Primera de la mano de “Chiche” Sosa y sumó nueve partidos en su torneo iniciático. Para el Clausura 1998 ganaría más terreno, jugando casi todos los encuentros. Desde un primer momento fue uno de los preferidos de la hinchada, ya que respetaba a rajatabla el mandato que tienen los volantes centrales de Argentinos: pelota al piso, mucho toque, juego en equipo y fair play. Fue uno de los baluartes del equipo en un difícil período de adaptación a la Primera División.


Su regularidad y sus buenos rendimientos llevaron a que despierte la atención de los equipos más poderosos del país en ese entonces, pasando a River a mediados de 1999. Allí compartió plantel con otro volante central de lujo surgido del Semillero del Mundo: Esteban Cambiasso, con quien había coincidido en algún que otro partido aislado en las divisiones inferiores de Argentinos. Allí se consagró campeón en tres ocasiones. Luego, jugó en Hamburgo, Monterrey y Colón de Santa Fe. Regresó al club de Núñez en 2004 y tuvo un breve paso por Racing al año siguiente.


En el Clausura 2006 volvería al club que lo vio nacer, en plena vigencia y con muchas ganas de sumar en un equipo apremiado por el promedio del descenso: sumó 17 encuentros y marcó su primer gol con nuestra camiseta en un 4-0 sobre Tiro Federal en la decimoquinta fecha. La irregular campaña obligó a jugar la Promoción contra Huracán y fue entonces cuando el Lobo ocupó el lugar de caudillo que pedían las circunstancias: además de ser una de las figuras, convirtió en ambos encuentros (empates 1-1 en Parque de los Patricios y 2-2 en el Diego Armando Maradona, donde puso el 2-1 parcial de penal), siendo la pieza clave para la salvación del equipo de Adrián Domenech. Siguió en el club para el campeonato siguiente, siendo titular y continuando con su aporte goleador marcando ante Nueva Chicago en la segunda jornada. Redondeó otros 17 partidos en aquel torneo, para luego llegar a San Lorenzo, donde ganó el Clausura 2007. Ese mismo año, fue convocado por primera vez a la selección nacional. Regresó al fútbol europeo, defendiendo la camiseta del Olympiacos griego. Tras sucesivos retornos a San Lorenzo, el equipo griego y Colón, volvió a River Plate para jugar en la Primera B Nacional. Consumado el ascenso, permaneció en el club y recuperó la titularidad, dándose el lujo de obtener el Torneo Final 2014 marcando su único gol con la banda roja ante Quilmes el día de la consagración. En aquel ciclo se pudo apreciar un resurgir futbolístico del “Lobo”, quien había reforzado su gran panorama para leer el juego.


En paralelo, Argentinos acababa de perder la categoría. A pesar de ser un ídolo riverplatense que no hubiera tenido problemas en renovar su contrato, dio muestras de su sentido de pertenencia con nuestro club: decidió regresar y ser uno de los cabecillas del proyecto de refundación deportiva conducido por Claudio Borghi, junto a su otrora socio juvenil Juan Román Riquelme. Cumpliendo el sueño de jugar juntos en Primera que compartían desde pibes -y el anhelo de miles de hinchas del Bicho-, fueron dos de los futbolistas más destacados en el torneo de transición de Primera B Nacional 2014, aportando toda su calidad y experiencia para el rápido retorno a la máxima categoría. De yapa, en el duelo ante San Martín de San Juan de la novena fecha, el “Lobo” llegó a sus primeros cien partidos oficiales con la camiseta de Argentinos. Siguió en el club tras el regreso a la división de honor, ya convertido en capitán indiscutido. En esa condición, disputó 24 partidos en el año 2015 y otros 12 en 2016, finalizando su carrera como jugador a mediados de año. Jugó 147 encuentros y convirtió 4 goles en sus tres etapas en el club.


Desde este espacio, vaya nuestro reconocimiento para un futbolista con el ADN del club. Heredero de una notable tradición de volantes centrales que se inició con Luis Vaccaro, continuó con Héctor Pederzoli, se consolidó con Sergio Batista y ratificó esa trascendencia mundial con Fernando Redondo. Por su indiscutible talento, pero también por su compromiso con la institución que lo formó (y en la que atravesó más momentos deportivos difíciles que sencillos sin abandonarla jamás), se metió para siempre en el corazón de los hinchas. Un cálido saludo en este día especial para Cristian Raúl Ledesma, personalidad destacada en el ámbito deportivo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde noviembre de 2018 en honor a su integridad y su personalidad ejemplar como futbolista, dentro y fuera de la cancha.


Autor: Prof. Tomás Gonzalez Messina