Noticias Depto. de Historia

El Ruso: Un incondicional

El Departamento de Historia celebra el 41° aniversario del debut en Primera División de Adrián Domenech.


Un 6 de agosto como ayer, pero en el año 1978, Argentinos se enfrentó a Racing por la 21° fecha del Campeonato Metropolitano. Ese día, Adrián Domenech vistió por primera vez los colores de Argentinos Juniors en el fútbol profesional. Aquella derrota por 4-2 siendo locales en Ferro bajo una intensa lluvia sería el primero de los 265 partidos que disputaría con la camiseta del club donde se formó. Ese flaco de rulos rubios y apenas 19 años de edad se convertiría, con el tiempo, en el quinto jugador con más partidos en la Primera de nuestro club. Tendría, además, el orgullo de ser el futbolista que más trofeos levantó, ya que fue titular indiscutido, capitán y emblema del equipo más ganador en la historia de la institución. Además de todo, alcanzaría semejantes logros siendo un gran intérprete de la mejor tradición del Semillero del Mundo: el fútbol ofensivo y de toque, con la mira siempre puesta en el arco de enfrente.


El Ruso ha sido protagonista de muchísimos momentos inolvidables en esos 265 partidos, pero sin lugar a dudas hay dos encuentros que sobresalen como los más emotivos. La comentada final Intercontinental de 1985 frente a la Juventus en Tokio no sólo es motivo de orgullo porque Argentinos pudo doblegar a un titán como aquel equipo de estrellas italiano. También lo es por el duelo personal entre un lateral izquierdo de jerarquía como Domenech y el bravo Michel Platini, quien lógicamente se mostró indomable. En confianza, nuestro capitán nos contó con algo de fastidio -pero también cierto orgullo- que aún conserva la marca de un taponazo que el volante creativo francés le dejara como recuerdo cerca de su rodilla, en una infracción no advertida por el árbitro. También rememoramos, por supuesto, aquella inolvidable final frente al América de Cali en Asunción. Ese día, sin que el Ruso supiera de su presencia, su madre estaba viendo el partido en el estadio tras haber hecho un viaje eterno por tierra hasta Paraguay. Recién se la encontró luego de recibir el trofeo, coronando con toda la emotividad posible el momento más sublime de su carrera profesional.


Luego del fin de su carrera como futbolista, Domenech siguió vinculado a Argentinos Juniors. Primero, estando a cargo de varios equipos de divisiones inferiores. Luego, dirigiendo al equipo de Reserva. Más adelante, haciéndose cargo del primer equipo ante un panorama muy difícil, con la permanencia en Primera comprometida. Tras sacar esa situación adelante, retornó a su puesto en las formativas, siendo uno de los responsables de devolverlas a los primeros planos en la lucha por los títulos de las distintas divisiones y aportando varios talentos a los seleccionados juveniles. Más adelante, como integrante del cuerpo técnico de Claudio Borghi en el año 2014, de nuevo poniendo la cara y el cuerpo a una situación muy compleja. 


Si algo podemos tomar como ejemplo de Adrián Domenech, es el compromiso indeleble con Argentinos Juniors. A pesar de los años, de buenas y malas rachas, de cuestiones extradeportivas o de distintas coyunturas, el club siempre ha podido contar con él. Primero una promesa, luego un futbolista consolidado, más tarde capitán y campeón y después, entrenador y formador. Sin lugar a dudas, el Ruso representa cabalmente los buenos valores que son el sello distintivo de Argentinos Juniors. Vaya para él nuestro más grato recuerdo.


Autor: Prof. Tomás Gonzalez Messina