Noticias Baby Fútbol

Los chicos del baby fútbol siguen conectados

A pesar de que el club siga cerrado, la formación de nuestros deportistas más jóvenes no se interrumpe. El viernes pasado, el baby fútbol de Argentinos Juniors tuvo una actividad tan educativa como entretenida para sus jugadores: la oportunidad de charlar mano a mano con un embajador de lujo del Semillero del Mundo como Matías Caruzzo.


En los últimos días hubo un recrudecimiento de los contagios de coronavirus COVID-19 en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Todas las autoridades sanitarias siguen recomendando el aislamiento social preventivo y obligatorio como la mejor medida para cuidarnos entre todas y todos. Incluso dentro de este contexto tan complejo en nuestro país, la vocación formadora de Argentinos Juniors encontró la forma de adaptarse.


El viernes 19 de junio, los jugadores de la categoría 2007 de FAFI y FEFI Elite tuvieron una reunión a través de la plataforma Zoom, en la que estuvieron presentes el coordinador de la actividad Leonardo Segade, los dirigentes Javier Pederzoli y Emiliano Pedro y todos los entrenadores de los distintos equipos. En esa charla, el invitado estelar fue nuestro querido Matías Caruzzo. A través de su cámara web, este símbolo del Semillero del Mundo compartió con nuestras jóvenes promesas su historia en el fútbol. En ella, por supuesto, son fundamentales sus vínculos con nuestra institución, en la que realizó todo su recorrido de infantiles a juveniles y luego hasta la Primera División. A lo largo de la charla, Matías encontró las palabras adecuadas para trasladar su experiencia a los chicos, brindando destacables opiniones y consejos sobre el tránsito por la etapa amateur y para facilitar el proceso de desarrollo y formación. 


Después, cada uno de los jugadores de la categoría superior del baby fútbol tuvo la posibilidad de realizarle las más diversas e ingeniosas preguntas relacionadas con su trayectoria. Con su habitual elocuencia y excelente predisposición, Matías contestó a todas ellas con la calidad y la claridad adecuadas para llegarle a chicos de entre 12 y 13 años de edad. La reunión finalizó tras más de una hora y media de intercambios muy fructíferos para todos los asistentes.